qué es domestic web.jpg

domèsTIC: tic o comportamiento involuntario muy repetido que carga a las mujeres con el trabajo "de casa": La crianza, la atención a personas mayores y dependientes, la organización familiar y la limpieza.

Los domèsTICS son un trabajo duro e imprescindible, no valorado socialmente, y normalmente no remunerado, aunque en muchos casos requiere más esfuerzo y dedicación que otras ocupaciones remuneradas.

Como suceden en casa, permaneces invisibles y cuesta ver que realmente son un grave problema social. Es urgente que hablemos, reflexionemos, actuemos:

Cambiemos los domèsTICS por igualdad.


dia dones web.jpg

 
 
 
 

Por cada hombre que abandona su trabajo por razones familiares, lo hacen 27 mujeres.

El hogar es el ámbito en el que la desigualdad es más clara y resistente.

Las mujeres, trabajen o no fuera de casa, dedican muchas más horas diarias al trabajo doméstico y de cuidados. Un tiempo que no pueden dedicar a otras actividades. Esto les resta competitividad en el mercado laboral, donde suman la mayor parte de los contratos a tiempo parcial y temporal, aceptan trabajos para los que están sobre-cualificadas, son peor pagadas y resulta casi un milagro que asciendan a puestos de alta responsabilidad.

También les resta tiempo de algo tan obvio y necesario como el descanso, el ocio y el cuidado de sí mismas.

El tiempo libre es para los hombres.

Actualmente, los hombres disfrutan de una hora y media más de tiempo libre al día. Y aumenta hasta tres horas más los fines de semana. La mujer no tiene tiempo para ella porque siempre se está ocupando de algo o de alguien.

En el 83% de los casos, son mujeres quienes se ocupan del cuidado de las personas dependientes.

En el 83% de los casos, son mujeres quienes se ocupan del cuidado de las personas dependientes.

En España, las mujeres realizan un trabajo de cuidado de personas mayores equivalente a dos millones y medio de empleos; la cifra en cuidados a menores asciende a los casi nueve millones de empleos. Y los realizan casi en su totalidad de forma gratuita.

Cuidar de menores, mayores y personas dependientes por otros motivos es una necesidad básica. Son trabajos para la vida y la salud. Imprescindibles en cualquier sociedad, pero no valorados por ninguna. Ni siquiera se tienen en cuenta al contabilizar la riqueza del país, en el PIB. Al no ser productivos, se vuelven invisibles. ¿Producir y cuidar personas no es valioso? ¿Acaso existe algún trabajo más necesario que este?

Las mujeres siguen cargando con la responsabilidad de la crianza.

Quizás sea este el terreno en el que los hombres más han empezado a participar, pero la realidad todavía se caracteriza por la desigualdad de género. Hay cada vez más hombres que solicitan los permisos de paternidad. Pero si la conciliación se complica porque trabajan las dos personas que componen la pareja (y en la mayoría de los casos hay dificultades), son ellas las que asumen la responsabilidad. Más del 90% de los permisos de paternidad, maternidad y excedencia por cuidado de familias son utilizados por mujeres. Casi el 74% del empleo a tiempo parcial lo ocupan mujeres. Y persiste una brecha salarial del 23%. Son ellas quienes rebajan sus condiciones laborales a cambio de flexibilidad para poder ir a la consulta de pediatría o a la reunión en el colegio o estar presentes durante los horarios no lectivos. Son ellas las que sacrifican su vida profesional por la vida familiar.

 

La limpieza y organización del hogar sigue siendo un asunto femenino.

La implicación de los hombres en las tareas domésticas está muy lejos del cambio que han producido las mujeres en el mercado laboral.

Sigue habiendo una gran diferencia de horas dedicadas al hogar por parte de las mujeres y los hombres (4h 7' frente a 1h 54'). Si el hombre es el único con trabajo remunerado, la mujer hace prácticamente todo el trabajo doméstico. Pero, si aumenta la contribución económica de la mujer, la contribución de los hombres a las tareas domésticas no lo hace de forma proporcional.

Aunque la diferencia empieza a reducirse, el motivo principal es la menor dedicación de las mujeres a estas tareas y no un aumento notable en la contribución de los hombres. Estamos en el camino de la igualdad, pero la velocidad a la que nos movemos es muy baja.

Si se recurre al trabajo externo, también recae sobre mujeres.

En los casos en los que una familia se puede permitir contratar esos servicios, suele ser un empleo precario para las mujeres más desfavorecidas, sobre todo inmigrantes.

En cuanto a dedicarse como profesión a esas tareas (asistencia sanitaria, cuidado de personas dependientes o con discapacidad, limpieza profesional o educación infantil), aunque haya presencia masculina, siguen siendo ámbitos muy feminizados y se siguen percibiendo como trabajos de mujeres, con muy baja valoración social.

¿Cómo cambiamos los domesTICS por Igualdad?

El cambio más importante surge de la nueva posición de las mujeres, que se rebelan contra el papel social de cuidadoras. Quieren ser protagonistas de sus propias vidas.

¿Cuáles son nuestros propios domèsTICS? Individualmente, tenemos que reflexionar sobre nuestras responsabilidades como integrante de una familia. Aspirando a la igualdad, analicemos la realidad, como hombre o mujer, y empecemos a cambiarla.

Nuestra sociedad es una estructura pensada para personas que no tienen que cuidar de nadie. Y las mujeres son el colchón de ese sistema económico. Abramos el debate sobre las responsabilidades públicas para hacer el cambio efectivo, sobre qué recursos e infraestructuras de conciliación necesitamos: guarderías, centros de día y residencias para personas mayores y para personas dependientes, asistencia domiciliaria… Un verdadero nuevo sistema sólo es posible si el eje de la organización social son las necesidades de las personas y no el mercado laboral.

Cambiemos los domèsTICS por igualdad.

 
 
esto es web.jpg
 
 
 
 
 
ACTIVIDADES web.jpg
 
 
 

PASEO “VALENCIANAS EN LA SOMBRA, INVISIBLES, OLVIDADAS”

14 marzo, 11 h / 21 marzo, 16.30 h / 14 abril, 11 h / 25 abril, 16.30 h / Salida puerta principal Ayuntamiento València

Con Vicent Campos Selles, voluntario experto guía paseos históricos.

Itinerario urbano de 1 h 30’ sobre lugares de especial interés por las mujeres que han vivido en ellos. 

Solicitudes: ssmujer@valencia.es (asunto: ITINERARIO URBANO MUJERES. Indicar nombre, apellidos, DNI, fecha preferida). 25 plazas/grupo.


EXTENSO PROGRAMA DE ACTIVIDADES EN TODAS LAS UNIVERSIDADES POPULARES

Más info: www.universitatpopular.comwww.facebook.com/universitatpopularvalencia


PUNTOS DE INTERÉS EN TODAS LAS BIBLIOTECAS Y ACTIVIDADES ESPECÍFICAS

Más info: www.valencia.es/ayuntamiento/redbibliotecas.nsf/


EXPOSICIÓN COLECTIVA “DIBUJOS QUE CUIDAN”

INAUGURACIÓN 25 ABRIL, 18 H (EXPO HASTA 9 MAYO) / SALÓN DE CRISTAL DEL AYUNTAMIENTO (PZA AYUNTAMIENTO, 1)

Recorrido y coloquio con: Anaïs Florín (Comisaria), Paulapé (carteles y dibujos comprometidos con la igualdad y la superación de obstáculos), Ana Penyas (libro “Todas estamos bien”, recoge y visibiliza a mujeres mayores; hilo conductor los cuidados), Paco Roca (cómic y película animación sobre el Alzheimer, “Arrugas”), Cristina Durán (libros ilustrados “Una posibilidad entre mil” y “La máquina de Efrén”, sobre la atención y vida con una familiar dependiente y la adopción). 


DIÁLOGO “HABLEMOS DE MATERNIDADES Y PATERNIDADES”

3 mayo, 18 h / Salón de Actos Museo de la Ciudad (Pza Arzobispo, 3)

Con Silvia Nanclares (escritora, autora de “Quién quiere ser madre”, Ritxar Bacete (experto en género y políticas de igualdad, autor de “Nuevos hombres buenos”) y Patricia Merino (escritora, autora de “Maternidad, igualdad y fraternidad”).


CONFERENCIA ¿QUÉ HACEMOS CON LOS CUIDADOS Y LA REORGANIZACION SOCIOECONÓMICA? PROPUESTAS DESDE LA ECONOMÍA FEMINISTA

8 mayo, 18 h / Palau Cervelló (Pza Tetuán, 3)

Con: Lina Gálvez Muñoz catedrática Historia e Instituciones Económicas (Universidad Pablo de Olavide Sevilla). Especialista en economía feminista y de los cuidados